¿Qué es la higiene bucodental?

que es la higiene bucodental

Qué es la higiene bucodental es una pregunta cuyo planteamiento resulta muy necesario para mantener la salud de nuestra boca. Y es que la boca es una de las partes de nuestro cuerpo cuyas funciones resultan más diversas y variadas. Por esta razón, la salud oral es un aspecto absolutamente esencial y básico que no debemos menoscabar ni pasar por alto. Así, podremos prevenir la halitosis o mal aliento, la caries, la gingivitis o inflamación de las encías (que puede desembocar en sangrado gingival y pérdida de piezas dentales), o la piorrea.

La higiene de nuestra boca, aunque pudiera parecer un aspecto un tanto banal o secundario, no lo es en absoluto, sino que se trata de una de las piezas centrales y fundamentales del cuidado de nuestra salud general.

Importancia de la higiene bucodental

Muchas de estas molestias, problemas y enfermedades resultan particularmente dolorosas, y de ellas puede derivarse un general trastorno para nuestra salud. Pues bien: acaso la manera más eficaz de prevenirlas sea por medio de una correcta, puntual y periódica higiene bucodental. Ha de tenerse en cuenta que la mala salud de nuestra boca hasta puede incidir e influir muy decisivamente en una mala salud cardiovascular, que incluso dé lugar a un infarto agudo de miocardio. A ello hay que agregar otros riesgos no menos graves, tales como la diabetes incontrolada, el parto prematuro, o el ictus cerebral.

Además, los especialistas médicos y odontológicos han formulado la estimación de que el 90 % de todas las dolencias llamadas sistémicas (es decir, que afectan a todo el cuerpo) manifiestan síntomas orales. Tanto es así, que bien puede decirse que la boca es una ventana a nuestro organismo, pues suele emplearse para detectar indicios de síntomas tempranos de muy variadas patologías.

También debemos saber que la saliva misma es una de las principales defensas de nuestro cuerpo frente a los microorganismos patógenos; así, y hongos se ven con batidos por los anticuerpos y por proteínas llamadas histatinas, que inhiben el crecimiento de los hongos, así como por enzimas que destruyen las bacterias.

Aun cuando la saliva nos protege de los múltiples microorganismos engendradores de enfermedades, no obstante en una boca sana y en condiciones de normalidad se pueden hallar hasta 500 diferentes especies bacterianas. Tales bacterias producen, de manera permanente y constante, lo que se denomina biofilm o placa dental, una finísima capa o película de carácter pegajoso, incoloro y duro, que se adhiere a las piezas dentarias, y puede desencadenar fácilmente problemas de salud.

En realidad, el sarro constituye el estadio más avanzado de la formación de la placa dental, y el momento en que los residuos contenidos en tal placa se han calcificado. Además, hay que recalcar que la falta de cepillado y de empleo de seda dental favorece el crecimiento de esta placa bacteriana sobre las encías, con todos los problemas de irritación gingival, gingivitis, y aumento de probabilidades de enfermedades periodontales y todo lo que conllevan.

Estas patologías, como es el caso de la periodontitis, no sólo implican trastornos de salud, sino que sin falta de tratamiento y del debido control, pueden desatar formas mucho más severas de infección, tales como la gingivitis ulcerativa necrotizante aguda (GUNA).

A todo este peligroso panorama añádase la posibilidad, nada remota, de que las bacterias puedan penetrar en el torrente sanguíneo. Ello puede suceder por muy diversas vías: el cepillado dental, el empleo de seda dental, o los tratamientos odontológicos invasivos, sobre todo si se padecen enfermedades periodontales. Asimismo, los fármacos empleados para reducir el flujo salivar o los antibióticos que alteran el normal equilibrio bacteriano en la cavidad bucodental también pueden expugnar las defensas naturales de nuestra boca y provocar que las bacterias penetren en la circulación de la sangre. Este es otro factor clave para entender qué es la higiene bucodental y su importancia específica.

Esta penetración bacteriana en el torrente sanguíneo  también puede suceder cuando nuestro sistema inmunológico se halla debilitado a causa de dolencias o terapias anticancerosas (como la radioterapia o la quimioterapia).

higiene dental con cepillo y pasta de dientes

Cómo mantener una buena higiene bucodental

Mantener una boca sana implica seguir unos determinados hábitos diarios, y por consultar cualquier problema de salud bucodental con nuestro médico y con nuestro farmacéutico. Los consejos primordiales de hábitos a seguir de forma rutinaria para conservar una óptima salud de nuestra boca serían los siguientes:

  • El cepillado dental al menos 2 veces por día, así como el empleo de seda dental y de cepillos interdentales. Para el lavado de nuestra boca habremos de emplear tanto dentífrico fluorado como un colutorio o enjuague bucal.
  • La elección del cepillo que utilizamos diariamente también es fundamental en este sentido. Es de gran importancia escoger un cepillo de cerdas blandas o de dureza media, de material sintético, y de puntas perfectamente pulidas y redondeadas. De esta manera podremos garantizar la correcta eliminación de la placa bacteriana y la ausencia de irritación de las encías, aspecto este que también es muy importante en la higiene de la boca, y que a menudo se descuida, con poco deseables consecuencias.
  • Asimismo son muy recomendables los cepillos eléctricos, por los movimientos circulares que realizan. Resultan especialmente aconsejables para personas de edad avanzada, y también para quienes padecen problemas de pulso o de movilidad en las extremidades superiores.
  • La forma en que se lleve a cabo el cepillado también ha de tenerse muy en cuenta. Debe colocarse el cepillo en ángulo frente a las piezas dentarias, y entonces realizar movimientos cortos de arriba abajo y de adelante atrás para el lavado de los dientes. Además, hay que limpiar la superficie interna y masticatoria de los dientes y la lengua; para ello existen limpiadores linguales, que pueden ser adquiridos en cualquier farmacia.
  • Cada 3 meses es preciso cambiar de cepillo.

La profesión de higienista bucodental es tan necesaria e indispensable, como cada día más demandada en el mercado de trabajo. Así pues, en estos tiempos azarosos en que vivimos, muchas personas que se encuentran a la busca de condiciones de trabajo iré salario dignas y decorosas, comienzan a inclinarse por encontrar salidas a través de esta vía profesional.

Si estás interesado en ejercer está profesión tan demandada, entonces debieras estudiar una FP de higienista bucodental. Y es que conocer a nivel profesional qué es la higiene bucodental y cómo efectuar la con las herramientas profesionales del más alto nivel, puede ser una salida con mucho futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.